El proyecto Haiti Hope

El Proyecto Haiti Hope fue una sociedad de cinco años y $9,5 millones entre empresas, instituciones de desarrollo multilateral, el gobierno de los EE.UU. y organizaciones sin fines de lucro, diseñada para crear oportunidades para los agricultores del mango y sus familias.

 

Contexto

Conocida alguna vez como “la Perla de las Antillas”, a lo largo de su historia Haití ha sido un importante exportador de café, vainilla, azúcar, cacao y aceites esenciales. Desafortunadamente, la deforestación, degradación de los suelos, sobrepoblación e inestabilidad política de décadas recientes han significado un alto costo para las zonas rurales de Haití. El embargo comercial en 1994 resultó en la desaparición o reducción severa de varias industrias, y el terremoto de 2010 tuvo un severo impacto sobre las personas, mercados y la ya deficiente infraestructura del país. No obstante, el desastre provocó la acción del pueblo haitiano y sus aliados internacionales, y en los últimos tres años se han visto mejoras significativas en infraestructura vial, acceso al financiamiento y apoyo a los negocios e inversiones extranjeras.

Oportunidades

Harvard Business School publicó un caso de estudio sobre el Proyecto Haiti Hope. Vea cómo un enfoque de negocios puede triunfar en un ambiente dominado por la ayuda internacional.

Leer Ahora (Ingles)

La reconstrucción y recuperación de Haití requiere de soluciones sostenibles a largo plazo para incrementar la productividad agrícola y los ingresos. Los productores haitianos producen alrededor de 250 mil toneladas de mangos al año, pero menos del 5 por ciento llega a los lucrativos mercados de exportación debido a prácticas ineficientes de cosecha y desafíos para transportar la producción. Con mejores habilidades agrícolas y prácticas comerciales, los productores pueden aumentar sus ingresos, y el sector del mango puede generar crecimiento económico amplio en el país.

 

Estrategia

El Proyecto Haiti Hope fue una sociedad de cinco años y $9,5 millones entre empresas, instituciones de desarrollo multilateral, el gobierno de los EE.UU. y organizaciones sin fines de lucro, diseñada para crear oportunidades para los agricultores del mango y sus familias.

Lanzada en 2010, la sociedad ayudó a enfrentar los desafíos que hasta hace poco limitaban el potencial de la industria del mango en Haití. El objetivo de Haiti Hope fue aumentar los ingresos provenientes del mango para 25.000 agricultores haitianos mediante capacitación sobre producción y marketing, acceso a las finanzas y a los mercados. En consonancia con el enfoque de TechnoServe, que busca promover soluciones de negocios para la pobreza, el proyecto instruyó a agricultores, comerciantes y exportadores sobre cómo ganar más con su esfuerzo y sus recursos habituales.

Al trabajar con agricultores haitianos, grupos de agricultores, exportadores de mango y el gobierno de Haití, el proyecto ayudó a construir nuevas empresas, acelerar las ya existentes y a formar relaciones con la industria que beneficiaron a los productores. Además de hacer una coordinación entre los interesados, Haiti Hope brindó capacitación directa y práctica sobre la producción y el cuidado del árbol de mango, técnicas de recolección, control de calidad, negociación y mercadeo, gestión financiera y crediticia, trazabilidad y seguridad alimentaria.

Además, el proyecto Haiti Hope tuvo un enfoque integral respecto a la temática de género, asegurando no solo una participación igualitaria entre hombres y mujeres, sino también beneficios equitativos de las actividades del proyecto.  La participación de ambos sexos tuvo seguimiento en todos los servicios ofrecidos por el proyecto, al igual que los beneficios y las tasas de adopción de las nuevas habilidades.

Francique, el dulce y especiado mango de Haití en el mercado.  Fotografía  © Audra Melton Photography

Resultados

Capacitación de habilidades: Más de 25.100 agricultores recibieron capacitación sobre técnicas para manejar sus árboles y producir frutas de mejor calidad, al igual que habilidades de ventas y negociación. Además, la capacitación especializada en cultivo, injertos, producción de viveros y habilidades de negocios ayudó a completar vacíos de trabajo calificado en toda la industria.

Empoderización de las mujeres: El proyecto incorporó la igualdad de género en cada aspecto de su diseño e implementación. Como resultado, las mujeres conformaron más del 30 por ciento de los líderes de grupo de productores, participaron en cada tipo de capacitación y actividad en un número igual al de los hombres, incluyendo aquellas que tradicionalmente fueron dominadas por hombres, y adoptaron las habilidades aprendidas a tasas similares.

Conexión de los agricultores con los mercados: El proyecto ayudó a más de 262 grupos comerciales de productores a vender 2.523 toneladas métricas desde 2013. El valor de exportación total (FOB) de las ventas de los agricultores asistidos por el proyecto desde 2011 se estima en $7,49 millones. En 2015, el 94% de los grupos obtuvieron una ganancia a la vez que pagaron a sus miembros los mejores precios de la industria. Lo hicieron sin ningún subsidio, sólo por agudeza comercial.

Respaldo del acceso al crédito: En asociación con el banco comercial local, Sogesol, más de 9.352 agricultores han recibido más de $3,25 millones en desembolsos crediticios. Las tasas de devolución del 96% superan ampliamente el promedio de la industria.

Modernización de la industria: Al trabajar de cerca con el gobierno de Haití y los exportadores, el proyecto diseñó prácticas de manejo seguro y sistemas de trazabilidad rigurosos, los cuales fueron adaptados a la única cadena de abastecimiento de Haití. Mediante esos esfuerzos, el proyecto sirvió para llevar prácticas de seguridad alimentaria de nivel mundial a la industria del mango, y para abrir nuevos mercados.

Hacer un cambio sustentable: El proyecto se aseguró de que el conocimiento, las habilidades y los sistemas que creó se conservaran mucho después de su finalización en diciembre de 2015. Tomando pasos como la transición del apoyo del grupo comercial de productores a los exportadores, y capacitando al personal del Ministerio de Agricultura sobre trazabilidad, el proyecto entregó la gestión para asegurarse de que la industria siga creciendo en los próximos años.

Aliados

El Proyecto Haiti Hope es una alianza público-privada conformada por The Coca-Cola Company (Coca-Cola); el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), institución miembro del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); la Agencia de los EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés); y TechnoServe. El Proyecto también cuenta con el apoyo de Soros Economic Development Fund y de otras organizaciones internacionales y locales.

Coca-Cola es la compañía de bebidas más grande del mundo, con una cartera de más de 500 marcas y una tasa de distribución de 1.6 billones de porciones al año. Coca-Cola está comprometida con la con la creación de comunidades sostenibles, enfocándose en iniciativas que protejan el medio ambiente, conserven los recursos y aumenten el desarrollo económico de las comunidades en las cuales la compañía opera.

Fundado en 1959, El Banco Interamericano de Desarrollo apoya el desarrollo económico y social en América Latina y el Caribe, proveyendo soluciones mediante alianzas con gobiernos, compañías y organizaciones de la sociedad civil. El Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), miembro del grupo BID, promueve la reducción de la pobreza mediante el desarrollo del sector privado, haciendo énfasis en las micro, pequeñas y medianas empresas.

La agencia de los EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) es una agencia independiente que provee asistencia económica, de desarrollo y humanitaria alrededor del mundo, en apoyo a las metas de la política exterior de los EE.UU.