Un vacío en el mercado: Cómo la degustación del café ayuda a las mujeres de Honduras

El personal de TechnoServe identificó un vacío en la cadena de abastecimiento del café en Honduras, y aprovechó la oportunidad para mejorar los resultados económicos para las mujeres.

¿Tomo una taza de café realmente buena esta mañana? Solemos atribuir el excelente sabor del café a buenas prácticas de agricultura, un procesamiento adecuado y un tostado perfecto, todas las cuales son contribuciones importantes para el sabor del café. Pero hay un paso más que suele ser descuidado: la cata del café. Las catadoras del café cumplen un importante rol dentro de la comercialización del café, ya que testean, analizan y califican la calidad y el tipo de café que se ha producido.

En Honduras hay pocos catadores de café, lo que puede hacer que el control de calidad sea difícil en la cadena de valor. De los pocos catadores profesionales del país, el 95% son hombres.

El personal de TechnoServe que está en el programa de Mejoramiento Agrícola Sostenible (MAS), una asociación con el Departamento de Agricultura de los EE.UU. que busca fortalecer la cadena de valor del café y los granos en Honduras, vio este vacío crítico en la cadena de valor como una oportunidad para mejorar las oportunidades económicas de las mujeres. El proyecto creó ESCOBCAFE, una escuela para capacitar a las catadoras de café. La escuela contaba con lugar para 30 participantes, de los cuales 80 por ciento son mujeres.

La escuela capacita a sus estudiantes sobre el control de calidad del café a lo largo de cinco meses. Se asiste a una semana de capacitación intensiva por mes; esa enseñanza luego se evalúa durante las siguientes semanas en laboratorios de cata.

El conocimiento que reciben las jóvenes mujeres de parte de la escuela es crítico para ayudar a sus familias, que cultivan café, a obtener sus ingresos. Mediante el control de calidad, los productores de café pueden vender directamente al exportador, lo que puede aumentar los ingresos por un 30 ó 40 por ciento.

Los exportadores de café ya han contratado a seis estudiantes a tiempo completo para la cata del café, lo que asegura la alta calidad del café de Honduras.

Denia Meléndez, una de las estudiantes, luego de impresionar al exportador de café Molinos de Honduras con su capacidad para catar, ha sido tomada para realizar su práctica profesional, con la intención de firmar un contrato permanente para trabajar a tiempo completo. La familia de Denia, que incluye a su madre Isabel y su padre Will, ha estado cultivando café por 34 años. Luego de participar en MAS por tres años, el ingreso de la familia ha crecido un 30 por ciento.

Denia Meléndez practica sus habilidades de cata a la vez que estudia en ESCOBCAFE.

Parte del motivo por el cual aumentaron sus ingresos ha sido su conexión con el exportador de café Molinos de Honduras. La familia ha podido vender su cosecha como café especial con una prima del 20 por ciento. El conocimiento de Delia del café de calidad no solo le ha servido para conseguir un empleo de tiempo completo, sino que ha ayudado a su familia a producir un mejor café que se vende a un precio mayor.

La escuela ESCOBCAFE está creando nuevas oportunidades de empleo formal para que las mujeres respalden a sus familias y fortalezcan la industria del café del país.